¿MOTIVACIÓN O COMPROMISO?

Ana Apesteguia Armijo A3COACHING

compromisoLa motivación y la actitud positiva.

Soy una firme defensora de la motivación y de la actitud positiva.

Los que seguís este blog habitualmente, sabéis que no me refiero a pensar en happy flower. Para mí la actitud positiva es vivir las experiencias como aprendizajes, alegrarte y felicitarte en los logros y tomar decisiones y actuar de forma diferente en las cosas que no te están funcionando. Centrarte en la solución y no en el problema.

La motivación por su parte significa literalmente «mover a la acción», es ese impulso que te empuja a hacer las cosas, a avanzar, a seguir adelante a las duras y a las maduras.

Sin motivación y sin actitud positiva las cosas se ponen más complicadas, más cuesta arriba.

Hoy no estoy motivada… me vuelvo a la cama

El problema es que no todos somos optimistas natos ni todos los días tenemos las mismas ganas de actuar. Hay días, incluso semanas en que te planteas las cosas, en que estás más bajo, más desanimado.

Hay días en que tirarías la toalla y te volverías a la cama.

Hay más. En la consulta escucho a clientes que me dicen que no han cumplido con su compromiso, con las acciones que eran realmente importantes para ellos, porque no estaban de humor, porque esa mañana (o semana) no tenían el ánimo perfecto para hacer esa llamada, o presentar ese trabajo o lo que sea.

¿Y entonces qué? ¿Si hoy no estoy motivada, me cojo el día libre?

Motivada no, pero comprometida a tope

Cada día que pasa estoy más convencida de la importancia de la palabra compromiso, porque es relativamente fácil seguir adelante cuando estoy con el ánimo arriba, cuando es uno de esos días en que te comes el mundo. Pero si tengo que estar esperando en el sofá a que llegue ese estado de ánimo lo tengo muy complicado, sobre todo como no sea el máster series de la motivación.

Así que necesito una solución para no fluctuar con mi humor, porque las emociones van y vienen, y si dependo de ellas para que yo me ponga en marcha, voy a estar arrancando y parando continuamente.

He comprobado algo importante.

Cuando no te apetece hacer lo que debes y no lo haces, te sientes peor. Cuando no te apetece hacer lo que debes, pero de todas formas te comprometes y lo haces, tu estado de ánimo cambia.

Te sientes bien porque te has superado, porque has cumplido, porque te has comprometido contigo y con lo que quieres conseguir y has dado un paso adelante.

 Si de verdad vale la pena hacer algo, vale la pena hacerlo a toda costa.Gilbert Keith Chesterton

Así que si estás motivado, perfecto. Pero si no estás motivado, mantén tu compromiso a tope contigo, con tus planes, con tus objetivos. Y sigue adelante.

Derechos de imagen de Fotolia

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.