EL MAPA NO ES EL TERRITORIO

el mapa no es el territorioVemos las cosas como somos, no como son

Todas las personas reaccionamos ante la realidad de forma diferente, porque es imposible ver el mundo de forma objetiva.

Pongamos un sencillo ejemplo: imagínate que 2 amigos dais un paseo por el campo y al volver le contáis a una tercera persona lo que habéis visto, oído, sentido,… es imposible que los dos relatos sean iguales, pero el caso es que puede ser que ni siquiera se parezcan.

Tal vez para ti lo más importante del paseo fue la sensación de paz, el sonido de los pájaros, el color de las hojas, y a tu compañero lo que le llamó la atención fue ese árbol partido por un rayo del que tu ni te acuerdas.

Entonces… ¿no existe la realidad?

El paisaje, los ruidos, la luz, el color, la dureza del suelo, los animales con los que se encontraron: LA REALIDAD, era la misma, idéntica para ambos. En PNL se dice: «el mapa no es el territorio».

Cada uno de nosotros percibimos el mundo según como somos, según nuestras creencias y valores, nuestras experiencias pasadas, según lo que esperamos de él.

Si yo espero encontrar oportunidades, veré oportunidades. Si yo espero encontrar personas amables, veré amabilidad a mi alrededor. Nos enfocamos en una u otra parte de la realidad. Tenemos atención selectiva.

Así que permíteme que te pregunte qué es lo percibes de tu entorno, porque tu mundo lo haces tú al mirarlo. Y cada uno lo veremos diferente, enfocándonos en cómo somos y en nuestras expectativas, más que en cómo es en realidad. El mapa no es el territorio significa exactamente eso: todo lo que yo percibo no va a ser más que un sencillo mapa de lo que realmente existe.

¿Quieres percibir un mundo distinto? Primero mira dentro de ti.

Artículos relacionados

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.