LO ESENCIAL ES INVISIBLE A LOS OJOS. MI ROSA

el principito«Sois bellas pero estáis vacías. No se puede morir por vosotras. Sin duda que un transeúnte común creerá que mi rosa se os parece.

Pero ella sola es más importante que todas vosotras, puesto que ella es la rosa que he regado.

Puesto que es ella la rosa que puse bajo un globo.

Puesto que es ella la rosa que abrigué con el biombo.

Puesto que es ella la rosa cuyas orugas maté.

Puesto que es ella la rosa a la que escuché quejarse, o alabarse, o aun, algunas veces, callarse.

Porque ella es mi rosa.»

 El Principito. Antoine de Saint-Exupéry

Tu eres mi rosa

Hoy hago un paréntesis dentro de la temática de los últimos post, porque hace tiempo que tengo ganas de escribir algo más personal y reflexionar sobre la que para mí es la idea esencial de este gran libro «el principito», que inspiró el nombre a este blog.

Ser conscientes de que la verdadera importancia de aquello que amamos no reside en lo extraordinario que es en sí mismo.

Lo que realmente hace que sea tan especial es el tiempo que pasamos en pensar en ello, en vivir por ello, en preocuparnos por ello. Cada uno de los minutos, de las horas y los días que pasamos a su lado, en lo bueno y en lo no tan bueno.

Eso es lo que perdura, lo que nos hace que amemos eso, y no otra cosa.

Y aunque los demás no lo entiendan, aunque para los demás no sea especial y para el resto sólo se trate de una rosa entre un millón, es nuestra rosa, eso es lo que la hace insustituible.

Dedicado a todas las madres…

Artículos relacionados

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.