EL ERROR DE REPETIR LOS PROPÓSITOS DE AÑO NUEVO

propositos de año nuevoCada Año Nuevo vuelta a querer las mismas cosas que el anterior:

¿Tienes la sensación de que cada vez que empieza un nuevo periodo, y te detienes a pensar que quieres conseguir, los objetivos se parecen a los de la última vez?

Casi todos tenemos asuntos pendientes que nos acompañan a lo largo de los años, pero que por mucho que les damos vueltas, nunca alcanzamos. Son deseos que rondan por la cabeza, que no nos abandonan y que van gastando nuestras energías.

¿Energías? Si, claro. ¿No te has dado cuenta? No conseguir un objetivo desgasta, y no sólo eso. También baja la autoestima, y te hace estar peor contigo mismo.

Por eso es importante que estés seguro de lo que realmente es importante para ti cuando te plantees los propósitos de Año Nuevo de este año.

Este año sí, este año lo consigo

propositos año nuevoTal vez si, tal vez no. 😉

Todo depende de que hagas lo mismo de siempre o te plantees alguna mejora.

«Locura es hacer la misma cosa una y otra vez esperando obtener diferentes resultados». Albert Einstein

Por ejemplo, el hecho de definir correctamente el objetivo ayuda mucho. Eso lo sabemos bien los que nos dedicamos al coaching, puesto que es una de las fases esenciales dentro de un proceso.

Debes tener la seguridad, antes de empezar a plantear tus propósitos de Año Nuevo, de que este objetivo es el que realmente deseas, siendo consciente de lo que ganas al alcanzarlo, pero también de los obstáculos externos e internos que te vas a encontrar en el camino.

Y en este punto es en el que fallamos la mayoría de los mortales. Y este es el reto que te propongo para que cambie el resultado: replantearte los objetivos que persigues una y otra vez.

¿Que cómo puedes hacerlo? Por ejemplo respondiendo de forma muy sincera a preguntas como estas:

  • «¿Para qué quiero conseguirlo?»
  • «¿Cuánto tiempo dedico a actuar sobre este objetivo?» «¿Cuánto quiero dedicar?»
  • ¿Cuánto esfuerzo en tiempo, dinero y energía me va a suponer hacerlo?
  • ¿Qué pasará cuando lo consiga? ¿Qué será diferente?

¡No me merece la pena el esfuerzo!

Contestando sinceramente, en mi caso comprendí que pocos de mis objetivos atrasados de mi larga lista de propósitos de Año Nuevo, eran realmente lo que yo quería.

Tal vez sentía que debía, o que era mejor si lo hacía.

Puede que pensara en una ganancia futura o incluso que alguien pudiera estar orgulloso. O sencillamente, que sí me gustaría alcanzarlo pero no pagando el precio necesario, el esfuerzo y el sacrificio que suponían.

Así que hice limpieza y vacíe mi cabeza de objetivos sobre los que no iba a actuar. Simplemente dejé de darles vueltas una y otra vez, dejé de pre-ocuparme con ellos. Me reservo la energía para lo que realmente quiero.

Y ahora te toca a tí. Te invito a que te replantes tus propósitos de Año Nuevo.
Puede que ya los hayas tenido en tu lista. Quizás vienen de tiempo atrás…
Tal vez te sientas tentado a contestar estas preguntas… y empezar el 2012 haciendo limpieza mental!

Artículos relacionados

1 comentario Comente algo!

Muy interesante, definir el objetivo es quizás lo mas importante. A mi me funciona, por fin de Año, definir mis objetivos por áreas: como trabajadora, como madre, como amiga, como mujer..

Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.