EL TIEMPO NO SE GESTIONA

Ana Apesteguia Armijo A3COACHING

gestiono mi tiempoEl tiempo no se gestiona: no se gana ni se pierde

Hace varios años que me dedico a mejorar la “gestión del tiempo” de las personas tanto a nivel individual como a nivel empresarial.

Y, sin embargo, esta idea es seguramente la mayor mentira que existe, puesto que no existe nadie que tenga el poder de actuar directamente sobre el tiempo. El tiempo no se gestiona, el tiempo no se gana ni se pierde. El tiempo es el que es y pasa inexorable.

Para el hombre laborioso, el tiempo es elástico y da para todo. Sólo falta el tiempo a quien no sabe aprovecharlo. Gaspar Melchor de Jovellanos  (1744-1811) Literato, economista y político español

Un cambio de paradigma imprescindible para gestionar el tiempo

Pero si el tiempo no se gestiona, sobre qué puedo actuar? La reflexión que deberíamos hacernos es la siguiente: ¿Estoy segura de que lo que estoy haciendo es lo más importante que puedo hacer en este momento?

Esa es la pregunta que cambia el paradigma de la gestión del tiempo.

Si respondo de forma afirmativa a esta pregunta, entonces estoy llenando mi vida de actividades importantes para mi. Pero si la respuesta es negativa, es posible que sea útil analizar las razones por las que estoy dedicando mi tiempo a acciones, proyectos, tareas o personas de menor importancia.

 Este anuncio de mercedes, expresa muy bien esta idea!

El tiempo es vida y la vida es tiempo

¿Quien soy? ¿Qué tengo y qué no tengo? Todo depende de las acciones que haya realizado en el pasado. Si he invertido mi tiempo en mejorar mis relaciones personales, tendré un resultado diferente que si lo he dedicado a crear una empresa.

También puedo dedicar mi tiempo a varias áreas de mi vida. En ese caso tendré una vida equilibrada, en la que todo tenga un sitio.

El presente sólo se forma del pasado, y lo que se encuentra en el efecto estaba ya en la causa.
Henry Bergson  (1859-1941) Filósofo francés

Las 5 claves para gestionar mi vida (priorizando mi tiempo)

  1. Saber qué es importante para mi en cada área de mi vida.
  2. Pasar de las intenciones (lo que deseo) a las acciones. Definir qué acciones necesito realizar para darle importancia a lo importante.
  3. Saber cuánto tiempo quiero invertir en cada una de esas acciones teniendo en cuenta su prioridad en mi vida.
  4. Planificar mi año, mi mes, mi semana, asegurándome de que incluyo estas actividades en mi día a día.
  5. Cumplir con mis decisiones:
    1. No dejarme llevar por las prioridades de los demás (aprendiendo a decir que no)
    2. No dejarme llevar por hábitos del pasado que no me aportan nada
    3. No dejarme llevar por la procrastinación, que me llevará a hacer antes cosas de menos importancia pero también de menor esfuerzo
    4. Valorarme los progresos y recompensarme por ellos
    5. Cada cierto tiempo ver los progresos realizados y asegurarme de que realmente estoy incluyendo en mi día a día acciones que me acercan a lo que es importante para mi.

Otros artículos relacionados que te pueden interesar:

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *