ENFOCARSE EN LA SOLUCIÓN – ACTITUD POSITIVA

enfocarse en la soluciónDarle vueltas a los problemas

Enfocarse en la solución en vez de en el problema es la primera de las 8 actitudes que en mi opinión marcan la diferencia entre una persona positiva y otra negativa.

Es muy habitual que tendamos a darle vueltas constantemente a nuestros problemas. No importa si son problemas de falta de tiempo, dificultades económicas o malas relaciones personales. Lo cierto es que cuando estamos inmersos en un momento complicado nuestra mente pasa muchas horas dándole vueltas, como si el hecho de tenerlo en la cabeza, por si sólo, pudiera arreglar algo.

Piensa en algo que te preocupe. A poder ser algo que te preocupe y sobre lo que tengas algún tipo de control. Si no lo tienes, y no está en tu mano solucionarlo la mejor opción es dejar de preocuparte por ello ;).

¿Lo tienes ya en la cabeza?

1.- Intenta recordar cuánto tiempo has estado pensando sobre ello la última semana.

2.- Ahora pregúntate qué has cambiado, qué has hecho para que esta dificultad no lo sea tanto. Qué acciones has realizado, qué decisiones has tomado, qué planificación has diseñado para reducir tu preocupación sobre este tema.

3.- Cuánto tiempo le has dedicado al paso 2.

Enfocarse en el problema

Vamos a poner un caso real.

Imagínate una persona como la que acudía la semana pasada a mi consulta, que siente un gran agobio porque su jefe va a estar de baja. Se encuentra en un estado de ansiedad porque no sabe si va a ser capaz de llevar a cabo las tareas que le han delegado sin la constante ayuda de su persona de referencia. Esta persona lleva días, semanas centrada en el ¿Y si…? ¿Y si no se cómo actuar en un determinado momento? ¿Y si no tengo la solución a algún problema? ¿Y si me enfrento con algo que no conozco? ¿Y si…?

La cantidad de ¿Y sis…? que nos podemos generar son infinitos y cada escenario imaginario puede ser todavía peor que el anterior. El reto está ahí delante suya, eso es innegable, pero el darle vueltas una y otra vez a lo mismo no parece la mejor alternativa.

Beneficios de enfocarse en el problema

Si te sientes identificado y consideras que eres una persona que dedica mucho tiempo a darle vueltas a la cabeza sin pararte a pensar en cómo cambiar las cosas, será mejor que prestes atención a los “beneficios” que estás teniendo por hacer esto:

  • Estás invirtiendo tu tiempo
  • Estás invirtiendo tu energía!
  • Estás centrado en la queja (la solución no está en ti, tu eres una víctima)
  • Te estás pre-ocupando (y agobiando, creando ansiedad,…)
  • No te estás acercando a un mejor escenario
  • No estás en el centro de tu vida (esperas qué otros lo solucionen por ti?)

Podríamos seguir. Ya veis que los “beneficios” son muchos y sólo tienen una cosa en común. Con ninguno de ellos vas a salir de tu problema.

Enfocarse en la solución

Enfocarse en la solución del problema es relativamente sencillo. Nos ponemos en el ejemplo de antes y simplemente modificamos un poco la pregunta:

En vez de preguntarte ¿Y si…? Veamos qué pasa al cambiarlo por “¿Qué puedo hacer si…?”

¿Qué puedo hacer si no se cómo actuar en un determinado momento? ¿Qué puedo hacer si no tengo la solución a algún problema? ¿Qué puedo hacer si me enfrento con algo que no conozco?

A partir de ahí, reflexionar sobre las posibles alternativas me va a dar una sensación de “poder”, de estar preparado para enfrentar el reto. Tal vez me de cuenta de que puedo contar con algún otro “experto” dentro o fuera de mi empresa. O puedo analizar los temas en los que soy más vulnerables y trabajarlo con mi jefe antes de su baja.

Esto no significa que vaya a poder solucionar todo y que nada se me vaya a escapar. ¡Ni mucho menos! La vida es lo suficientemente cambiante como para que el escenario que se me presente no sea ninguno de los que me haya podido imaginar en mis infinitos ¿Y sis…?

La gran diferencia es la actitud con la que lo afronto. Una actitud en la que yo soy protagonista para buscar cómo solucionar los problemas que se me presentan. En la que decido, y sobre todo, en la que actúo en consecuencia para salir de estos escenarios evitando la ansiedad, el agobio y la pérdida de energía y tiempo. La diferencia, en definitiva, es afrontarlo con una actitud positiva.

Artículos relacionados

4 comentarios Comente algo!

[…] Enfocarse en la solución, en vez de enfocarse en el problema. […]

Responder

[…] Enfocarse en la solución, en vez de enfocarse en el problema. […]

Responder

[…] Enfocarse en la solución, en vez de enfocarse en el problema. […]

Responder

[…] Los que seguís este blog habitualmente, sabéis que no me refiero a pensar en happy flower. Para mí la actitud positiva es vivir las experiencias como aprendizajes, alegrarte y felicitarte en los logros y tomar decisiones y actuar de forma diferente en las cosas que no te están funcionando. Centrarte en la solución y no en el problema. […]

Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *