CUANDO NO SE LO QUE QUIERO

cuando no se lo que quieroNo se lo que quiero

No se si a tí te sucede, pero yo, durante mucho tiempo, he vivido sin saber lo que quiero. Es una sensación desagradable no saber contestar a preguntas sencillas y básicas como ¿Dónde quieres llegar? ¿Cuáles son tus sueños? ¿Qué quieres de la vida?

Y hoy en día, en muchas de las formaciones que imparto, casi siempre, hay una o más personas que me dicen: “y si no se lo que quiero,… por dónde empiezo?”

Porque para vivir desde nuestros objetivos, es necesario partir de que queremos en la vida en todos los aspectos, a nivel personal y profesional, nivel social y familiar,… Pero si no sabes lo qué es, de dónde partes?

En este post dejo varias ideas para empezar por algún sitio…

1.- No se lo que quiero, pero SÉ lo que NO quiero

Una primera posibilidad es partir de algo sobre lo que si solemos tener las ideas bastante claras: identificar lo que no quiero. Y esta es una buena forma de empezar a trabajar, porque al fin y al cabo no es tan diferente de saber lo que quiero. Se trata de darle la vuelta.

Hacer una lista para ordenar las ideas: qué no quiero para mí, para mi vida, es una buena forma de trabajar cuando pensamos en algo concreto como cambiar de trabajo o dónde ir de vacaciones.

Ejemplo: una persona en búsqueda de empleo en un puesto que tiene más o menos definido.

Puede empezar por definir el tipo de trabajo que no quiere, el tipo de empresa que no le gustaría, el horario por el que no cogería el trabajo,… Para después darle la vuelta y formularlo en positivo.

  • Si no quiero un trabajo online, es que quiero un trabajo presencial.
  • Si o quiero un horario a 3 turnos, es que quiero un trabajo de mañanas o a tiempo partido o de turnos de mañana y tarde.
  • Si no quiero trabajar en equipo, buscaré un tipo de trabajo más individual

Y así poco a poco iré haciendo la foto de lo que quiero. ¿Fácil, no? A veces con poquito avanzamos mucho, pero no siempre este ejercicio es suficiente.

2.- Partir de lo que me gusta y hago bien

Otra herramienta para saber lo que quiero es tener claro de lo que me gusta, aquello para lo que sirvo, sobre lo que tengo experiencia.

Esto nos ayudará cuando las alternativas a lo que no quiero son tan amplias que necesitamos enfocarnos un poco más.

Por ejemplo, cuando tengo claro que no quiero (o más bien no puedo) seguir trabajando en la construcción por estar ahora mismo en una situación muy complicada, las alternativas de reinventarme en el mundo profesional son casi infinitas. ¿Cómo elegir entre todas las opciones que tengo por delante?

A esta pregunta sólo la podemos contestar nosotros mismos desde nuestra experiencia, conocimientos, habilidades, forma de ser, deseos…

Algunas reflexiones útiles serán:

  • ¿Qué hago realmente bien? Tratar con gente, analizar datos, tomar decisiones,…
  • ¿Qué es lo que me gusta hacer? El trabajo técnico, liderar equipos, surfear,…
  • ¿Qué experiencias del pasado me pueden ayudar? Personas que he conocido, experiencias que me han marcado, viajes que he realizado,…
  • ¿Qué conocimientos tengo? Tanto formación reglada, como aquella que me puede diferenciar, como tocar el trombón!
  • ¿Qué habilidades he hecho mías? Soy buen transmisor de conocimiento, soy muy bueno con la informática,…
  • ¿Cuáles son mis aficiones? ¿Qué me gusta de ellas?
  • ¿Qué me gustaría estar haciendo dentro de 5 años?

Son preguntas poderosas que ayudan a desbloquearnos y que comencemos a plantear respuestas que nos movilicen en una dirección.

rueda de la vida3.- La rueda de la vida

La tercera herramienta que expongo para ayudarnos a salir del “no se lo que quiero” es la siempre interesante rueda de la vida, que podemos utilizar para aclarar nuestras prioridades y concretar acciones de cambio.

Para ello separamos nuestra vida en diferentes áreas y valoramos en primer lugar cómo nos encontramos respecto a cada una y después dónde nos gustaría estar. Esto es muy útil, porque una vez que sabemos en qué aspectos consideramos que podemos mejorar, es más fácil poner situaciones concretas de mejora.

1.- Coloco cada área de la vida que sea importante para mi

2.- Valoro en una escala de 0-10 dónde me encuentro en cada una de las áreas

3.- Valoro en una escala de 0-10 dónde me gustaría estar.

4.- Veo en qué áreas se dan las mayores diferencias

5.- Priorizo las áreas de mayor a menor importancia en mi vida.

Una vez hecho este análisis, ya estamos en disposición de vernos reflejados en ella y poner objetivos de cambio concretos, tanto a nivel profesional como personal. Nos preguntaremos:

  • ¿Qué es lo que quiero mejorar de mi vida?
  • ¿Cuál es mi prioridad?
  • ¿Qué me haría acercarme a lo que yo quiero de este área?
  • ¿Qué puedo hacer diferente para alcanzar el nivel de satisfacción que deseo?

Estas preguntas me facilitarán la toma de decisiones y por lo tanto el establecimiento de objetivos para ponerme en marcha e ir acercándome a lo que deseo.

No es razonable saber lo que quiero al 100%

Así que si te encuentras en una situación de bloqueo y no sabes bien por dónde empezar a moverte, busca cual es la herramienta que más se adecue a tu situación o una combinación de varias y encuentra las respuestas que te lleven a actuar.

Pero recuerda algo importante: no es posible saber a dónde nos va a llevar cada decisión que realicemos, así que no es razonable buscar una seguridad de éxito del 100%.

Casi siempre es mejor dar algún paso en una dirección y ver lo que sucede. A partir de esta experiencia conseguirás aclarar si ese es el camino correcto o si hay que dar la vuelta.

Ana, me gustaría que me guiaras a saber lo que quiero

2 comentarios Comente algo!

Me encanto, me siento identificado, pero soy de bs.as. Argentina, hay alguna posibilidad de recomendar algun profecional, muchas gracias

Responder

Hola Oscar, me alegro de que te haya gustado. Yo no conozco ningún profesional en Argentina a quien te pueda recomendar, pero seguro que encontrarás a alguno que pueda acompañarte en esa búsqueda! Mucha suerte!

Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *