LAS 4 FASES DEL APRENDIZAJE

AprenderEl cambio y el aprendizaje

Aprendes constantemente. En cada cosa nueva que haces. Con cada persona que conoces.

Aprender no consiste sólo en algo intelectual, se trata de realizar algo diferente a lo que ya conocemos. Cuando nos independizamos, por ejemplo, estamos aprendiendo de una nueva experiencia, tomamos contacto con otra realidad.

El cambio y el aprendizaje van de la mano, como ya señalé en el post “mi zona de confort”.

Cada vez que realizamos un cambio en nuestra vida, sea este elegido o impuesto, se produce una ruptura con lo existente y por lo tanto un aprendizaje nuevo.

Tener una actitud abierta hacia aprender es imprescindible, ya que tener experiencias diferentes es enriquecedor para nosotros, estimula nuestro cerebro, nos mantiene activos, nos da más recursos a la hora de afrontar otros retos, nos permite tener una vida más intensa. Aparentemente todo son ventajas, asi que deberíamos pasarnos la vida experimentando, curioseando y aprendiendo. Saliendo de nuestra zona de confort. Pero no siempre es así.

Y, en esta explicación de cómo se realizan las 4 fases del aprendizaje vamos a entender por qué.

Las 4 fases del aprendizaje:

Las 4 fases de aprendizaje son: la incompetencia inconsciente, la incompetencia consciente, la competencia consciente y la competencia inconsciente. Vamos analizar cada una de ellas:

las 4 fases del aprendizajeFase 1: Incompetencia inconsciente:

No sé que no sé. Es la fase previa a empezar a aprender.

Pensemos, por ejemplo, en una persona que va a aprender a conducir pero todavía no ha empezado.

En este momento no es consciente de todo lo que va a tener que manejar: pedales, marchas, retrovisor, intermitentes,… Ignora lo que va a significar aprender.

Fase 2: Incompetencia consciente:

Ya se ha sentado en el asiento del piloto y le han explicado lo que debe hacer.

Ahora, nuestro proyecto de conductor ya sabe lo que hay, pero no sabe cómo hacerlo. En esta fase, y según la dificultad del aprendizaje y de su personalidad, es habitual sentir la sensación de no ser capaz, de que es demasiado complicado,…

Se siente torpe y no le salen las cosas a la primera. Se equivoco de pedal, no le entra la marcha,…

Fase 3: Competencia consciente:

Nuestro protagonista pese a sentirse torpe e inseguro, sigue practicando y llega un momento en el que ya sabe conducir.

Sin embargo para que meta la marcha correctamente pisando el pedal adecuado debe estar concentrado y poner los 5 sentidos en ello.

Ahora, con atención plena en el proceso ya es capaz de poner en marcha el coche y de que no se le cale. Conduce con una cierta soltura.

Fase 4: competencia inconsciente:

Lleva tiempo conduciendo y ha automatizado las acciones que debe realizar.

Al llegar a esta fase ya no necesita poner toda mi atención en cada acción.

El pie “sabe” cuando pisar el pedal, la mano “sabe” cuando meter una u otra marcha.

Ha automatizado las acciones que se han convertido en un hábito, ni siquiera se da cuenta de todo lo que hace simultáneamente para conducir. El proceso de aprendizaje a terminado. Ha integrado la experiencia en su vida.

Sensaciones negativas durante el aprendizaje

Dentro de las 4 fases del aprendizaje es habitual que durante un tiempo nos movamos entre las fases 2 y 3.

Si seguimos con el mismo ejemplo, estaríamos en la fase 3 cuando ya sabemos meter la marcha, pero en la fase 2 en cuanto al manejo de intermitentes, que tendremos que aprender a utilizar al mismo tiempo. Durante este periodo lo habitual es que si el aprendizaje tiene una cierta complicación para nosotros nos sintamos torpes, inseguros, incapaces. La situación puede llegar incluso a desbordarnos.

Aparece el sentimiento de vergüenza “que no me vean lo mal que lo hago”, “qué van a pensar”…

Estas sensaciones que percibimos como negativas son las que impiden en muchos casos que nos animemos a salir de nuestra zona de confort y nos decidamos por las experiencias nuevas y el aprendizaje.

Es muy fácil evitarlas, simplemente no tenemos que hacer más que aquello que ya sabemos, que controlamos. Y de esta forma nos limitamos mucho la vida.

No somos conscientes de que sentirse de esta forma es lo más natural del mundo, de que nuestra reacción debería ser algo como:

Me siento torpe, me siento inseguro… BIEN, Felicidades: Estoy aprendiendo!!!

Por supuesto no todos pasamos del mismo modo por estas experiencia. Cómo lo vivamos depende de muchos factores como pueden ser nuestra autoestima, lo que creamos en nosotros mismos, la dificultad del propio aprendizaje, la importancia que le demos a la opinión de los demás, nuestras experiencias anteriores…

Y también depende de las veces que salgamos de nuestra zona de confort para aprender cosas nuevas. Cuantas más veces salgas, menor resistencia tendrás y más experiencias disfrutarás.

¿Y tu? ¿Cuántas cosas estás dejando de hacer por esta sensación? ¿Cuántas experiencias te estás perdiendo, simplemente por no querer sentir estas emociones, normales, universales y sanas?

Un buen comienzo puede ser proponerte un reto nuevo al mes. o a la semana, o al día… probar una clase de baile, conocer una persona nueva, ver un estilo de película diferente, ir a otro sitio a tomar el café, apuntarte a un curso…

Pequeños cambio sencillos, que son el camino de otros mayores.

Artículos relacionados

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *