MI ZONA DE CONFORT

zona de confort¿Qué es la zona de confort?

La zona de confort se puede definir como nuestro modelo de vida. Es la forma en que nos comportamos, reaccionamos y vivimos.

Es un concepto interesante, porque para unos la zona de confort puede ser una relación de respeto con su jefe y disfrute en el trabajo, y para otros puede ser una situación de estrés que les desborde.

Que se denomine zona confort, no significa que sea agradable, sino que nos sentimos cómodos en ella, porque es lo que conocemos.

A lo largo de la vida, a menudo nos auto limitamos por permanecer en esta zona, sin ser conscientes de ello.

Y soportamos situaciones que no nos gustan, únicamente porque me he acostumbrado a vivir con ello.

El tan escuchado “no estoy tan mal. Podría ser peor”.

Traspasar los límites de mi zona de confort: la zona de aprendizaje

Este es uno de los objetivos de un proceso de coaching.

  • El primer paso es ser conscientes de qué es lo que queremos cambiar y de cual es la situación que deseamos alcanzar.
  • El segundo es dar los pasos necesarios para conseguir salir de nuestra zona de confort.

Para alcanzar nuestro objetivo y viajar fuera de esta zona es necesario entrar en la zona de aprendizaje, es decir, hacer cosas de forma diferente: vivir nuevas experiencias, conocimientos, comportamientos, que con el tiempo se irán incorporando al ámbito de lo conocido y, por lo tanto, a lo que nos hace sentir cómodo, ampliando nuestra zona de confort.

Pero para ello debemos atravesar la frontera, saltar la barrera mental que nos lo impide, porque ocurre que lo que nos es conocido (aunque no nos guste) nos da seguridad, mientras que el cambio, generalmente, nos produce ansiedad y miedo.

Atrévete a intentarlo

Es un tema de decisión personal.

Atreverse a intentarlo y luchar por lo que realmente quieres superando tus creencias limitantes, tus hábitos y tus miedos, o quedarte como estás. Sin cambiar nada. Sin posibilidad de vivir un futuro diferente al conocido. Sin posibilidad de vivir tus sueños.

El primer paso es el más complicado, porque una vez que te atreves a hacer las cosas de forma diferente y tomas consciencia del beneficio que obtienes, la siguiente vez que decidas cambiar, tu resistencia a probar algo nuevo sea menor. Por eso, es un buen hábito intentar algo nuevo de forma habitual, algo que no hayas intentado antes, aunque sean pequeñas cosas, porque expandes tu zona de confort, aumentas tu confianza en ti y vas reduciendo el miedo al cambio.

¿Te atreves a cambiar? ¡Experimenta! ¡Ábrete a lo nuevo! ¡Atrévete!

“¿Te gusta el contenido del post? Ayúdame a mejorarlo con tus comentarios y compartiéndolo en la redes sociales. Gracias”

1 comentario Comente algo!

[…] cambio y el aprendizaje van de la mano, como ya señalé en el post “mi zona de confort”. Cada vez que realizamos un cambio en nuestra vida, sea este elegido o impuesto, se produce una […]

Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *